martes, 27 de septiembre de 2011

Antes... Después...

El otro día una amiga y yo decidimos acercarnos al Chico Mendes, un centro educativo de Rivas, donde se desarrollan cursos, exposiciones y talleres relacionados con el medio ambiente. Nuestra intención era echarle un ojillo a un perchero donde los vecin@s pueden depositar ropa, así como llevarse, sin ningún coste, aquellas prendas que otros hayan dejado allí.

He estado varias veces y la verdad es que, aunque en ocasiones no haya encontrado nada, me gusta ir de vez en cuando, ya que, me parece una gran idea poderle sacar partido a cosas que los demás no necesitan, se les han quedado pequeñas o, simplemente, no les gustan (cuantas veces no nos habrán regalado camisetas, vestidos y demás que nunca nos hemos puesto, porque no nos identificamos con ellos, pero que a otras personas les encantan), y que permanecen en nuestros armarios en silencio, ocupando espacio y sin ninguna utilidad.

Lo que más me llamó la atención fue que había mucha ropa para niños: ropa que, para que nos entendamos, está prácticamente nueva, pero que ya no les vale y que puede ser aprovechada por otros. Esta camisita naranja la encontramos en uno de los percheros y mi amiga se la llevó para su hija de cuatro años. Le dije que yo se la customizaría con unas flores de ganchillo. Así que, aquí os dejo unas fotos con el antes... y el después...


(Como P.D. he de añadir que no pude evitar llevarme un vestido de lana verde, intuyo que hecho a mano, que está nuevito nuevo y cuya originalidad me enamoró. Me gusta esto de los intercambios!!!). 

2 comentarios:

menduca dijo...

Quedó muy bien!
Y aprovechá para ver en esas tiendas si tienen cosas de lana buena, yo he comprado cosas usadas bien baratas y luego las he destejido para aprovechar la lana. Te aseguro que más barato que eso no hay.
Bueno... regalado no cuenta.
:)

laramona dijo...

Gracias por la idea! La verdad es que ni se me había pasado por la cabeza... Ya iré a investigar a ver si hay alguna cosilla que se pueda deshacer para aprovechar la lana. El vestido que me apropié era de lana, pero ése sí que no lo deshago, jejeje, que es muy bonito :-)